De tripas corazón

NOTA: Esta entrada fue escrita como colaboración para el blog de Errr-Magazine: http://errr-magazine.com/de-tripas-corazon/

 

Hace pocos días me desperté con una frase en la cabeza: no entendí, sigo sin entender, creo que nunca entenderé. Supongo que la soñé pero no recuerdo el contexto, sólo quedó la frase retumbando en mi cabeza. Más tarde me pregunté si habría sido una pesadilla, pero no, al menos no como la de la semana anterior. Al día siguiente de ese sueño espeluznante Sánchez me preguntó si le tenía miedo a algo en la vida real, con media botella de mezcal encima por supuesto dije que no pero la pregunta me dejó girando todo el fin de semana… y ahora esta frase…

Ese sábado tenía muchas cosas que hacer así que decidí comerme un buen desayuno antes de empezar. Álvaro siempre es un buen compañero para ir a probar comida sustanciosa, le escribí para pedirle recomendaciones y media hora después nos vimos en La Tonina. Desde hacía algunos años años quería ir a ese lugar, me lo había recomendado Paco, mi ex vecino, pero no había podido ir por razones emocionales, me recordaba una época en la que fui muy feliz con mi ex, y, por extraño que parezca, sentía que ir sería superar ese período y, por ende, olvidarlo. ¿Me daba miedo superarlo? ¿Me daba miedo olvidarlo? ¡¿Por qué?!

Pedí un menudo norteño, que es pancita (tripas de res) en un caldo rojo ligero (de chile guajillo) con granos de maíz pozolero. Muy rico, me gustó porque no estaba muy pesado (digamos que hasta el grado en que puede no ser pesada una pancita). Probé un taco de guisado norteño de Álvaro, estaba delicioso, con las tortillas de harina caseras que acababan de salir del comal y la salsa verde perfumada que estaba sobre la mesa. Mi segundo plato fueron unos chilaquiles tamaulipecos, con salsa verde y tinga de cerdo, cocinada con jitomate y cebolla, crema y queso; muy ricos y llenadores. De postre una gordita de nata también recién salida del comal.

Me costó trabajo lograr hacer todos mis planes con tanta comida en mi propia panza. Tal vez ingerir esa cantidad fue por una necesidad de llenar tantos años de antojo. Lo mejor fue darme cuenta que después de tres horas de actividades el asunto emocional quedaba un poco más digerido pero los recuerdos felices seguían intactos. Una prueba más de que la vida es corta y que no me debo quedar sin probar tantas cosas ricas por miedo a otras tantas que ni siquiera entiendo del todo.

 

La Tonina: Serapio Rendón 13 | Colonia San Rafael | Ciudad de México
Promedio de consumo por persona entre $60 y $80 Pesos.

 

IMG_4457

IMG_4458

IMG_4461

IMG_4589

IMG_4456

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s