Aparatos mentales

El aparato digestivo. La primera vez que tuve conciencia de él fue durante la primaria, cuando la maestra nos encargó que copiáramos una lámina de los aparatos y sistemas del cuerpo humano. Junto con el sistema nervioso, el aparato digestivo era como un mundo mágico dentro del cuerpo. Fue toda una revelación descubrir que las galletas que me comía se transformaban en energía, la carne en músculos o las espinacas en sangre. Simplemente fantástico. Conforme fui creciendo empecé a tragar, junto con la comida, estrés y emociones. ¿Cómo lo aprendí? No lo se, pero seguramente esto hizo que el maravillosos equilibrio de mi aparato digestivo se fuera al demonio. Recuerdo con nostalgia kilos de Miguelito en polvo, seguidos por bolsas gigantes de Cheetos Puffs y Quesabritas, rematando con Chipiletas y Pulparindos (todo eso a escondidas de mis papás, no vayan a pensar mal de ellos). Ya más grande, no por eso más refinada, recuerdo haber disfrutado algunas noches con Cañac y alguno que otro licor fino, acompañados de molotes de queso y gordas de frijol. ¡Qué tiempos aquellos! Como no puedo resignarme a dejar de comer de todo he tenido que hacer sacrificios y los tiempos del chilito en polvo, papitas y ácido vivirán sólo en mi corazón.

De vez en cuando tengo mis crisis digestivas, entonces me cuido más, cocino cosas ligeras e intento desestresarme. El problema es cuando tu roomate francesa regresa de su tierra natal con delicias lácteas y grasosas, y no puedes contenerte, y las pruebas… O cuando regresas de la Fundación/Colección Jumex y ya es demasiado tarde para ir a cocinar a tu casa y te queda enfrente la fonda Argentinísima. Restaurante de Cocina Argentina Casera. Entras y te dices a ti misma: ya comiste mucho queso, no puedes pedir el delicioso pollo relleno de acelga, jamón, pimiento y QUESO. Pide algo que vaya a la parilla muy simple. Ok, pedí una rebanada de pascualina (versión argentina de la tradicional torta pasqualina italiana, es una tarta de espinacas salteadas con un poco de queso ricota) y un bife (pensando en quitarle la grasa, no piensen mal otra vez) con ensalada. Probé un bocado de la milanesa de res de mi querida acompañante. De postre flan, que me encanta. Debo admitir que hubiera sido más feliz pidiendo el pollo pero de cualquier forma comí rico.

Estoy segura que la solución a mis crisis sería más efectiva tratando de comer menos emociones, pero hasta ahora ha sido más difícil que resistirme a no comer patés y quesos. Seguiré intentando.

Argentinísima: Tamaulipas esquina con Benjamín Hill | Col. Condesa | Ciudad de México

Promedio de consumo por persona entre $80 y $120 Pesos.

Horario: de lunes a domingo de 13:00 a 18:00 hrs.

IMG_0943 IMG_0935 IMG_0936 IMG_0938 IMG_0942IMG_0925la foto 1 la foto 2

Anuncios

2 Respuestas a “Aparatos mentales

  1. Desde hace siete años voy tres días a la semana a nadar. Un día, hace dos años y medio, a mi doctora se le ocurrío hacerme una analítica y me encontró los triglicéridos por las nubes. “Olvídate de las grasas. Se acabaron los quesos, las galletas, el chocolate. La carne de res ni la pruebes, mejor toma cerdo pues resulta más fácil separar el magro de la grasa, pero de preferencia consume sólo pollo, pavo y conejo”.
    Sorprendido, pues yo creía llevar una dieta de deportista, con preferencia por las verduras sobre la carne, de pronto, caí en la cuenta que al regresar de natación lo primero que hacía, para recuperarme del esfuerzo invertido, era abrir el refrigerador y tomarme una tableta entera de chocolate o una tarrina de helado de medio litro y que siempre, antes de salir de casa por la mañana, me tomaba un paquete entero de galletas y, en las cenas, era normal que me comiese una cuña de cuarto de kilo de queso, acompañando a un ensalada, claro. La nueva dieta no me ha hecho bajar mucho de peso, unos cinco o seis kilos, tampoco he sido nunca gordo, pero me ha hecho relegar uno de mis manjares preferidos, el queso, sobre todo de oveja y de cabra, a ocasiones especiales y en pequeñas dosis. Y sólo, de vez en cuando, volver a uno de los vicios que adquirí, e importé, de México, hartarme de quesadillas calientes y rebosantes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s