Amor de comida

Las relaciones más sólidas que ha tenido el colectivo son las que se han construido a través de la comida, en el más amplio sentido de la palabra. Implican a mucha gente que ha estado a nuestro alrededor yendo con nosotros a hacer las compras para una buena cena, robando ingredientes, comiendo hasta no poder ni respirar, cocinando, intercambiando recetas y otros muchos etcéteras.

Hubo una vez en que una de esas personas, una a quien le encantaba comer, llegó a nuestra vida y la llenó de alimento y amor durante unos buenos años. Un día esa historia terminó, el cariño siguió ahí pero no nos frecuentamos durante mucho tiempo. Una mañana hace pocos días recibimos un mensaje donde nos decía que tenía un paquete que entregarnos y que nos invitaba a comer. Nos alegramos mucho mucho.

Nos vimos en el Broka Bistrot, en la colonia Roma, donde tienen un menú del día de lunes a viernes. De entrada nos trajeron una muy buena ensalada de papa con aderezo de nuez, que también llevaba rebanadas de fuet, lomo embuchado y de rábano. Los sabores de los ingredientes se mezclaban bien unos con los otros al mismo tiempo que se podían saborear por separado. Mientras comíamos recordamos un viaje que hicimos juntos a Berlín donde compramos justamente un fuet riquísimo en un mercado sobre ruedas. Lo teníamos guardado en la maleta y lo comíamos a escondidas en casa de nuestros amigos veganos, quienes amablemente nos hospedaban.

El plato fuerte consistió en un pastel de elote relleno de mole con conejo. Muy recomendable para quienes les gusta la mezcla de lo dulce con lo salado. Fue como una versión sin acullo (hoja santa), y con carne de conejo en vez de carne de puerco, de un tamal de cazuela, tradicional del estado de Veracruz. Nos gustó que la guarnición fuera muy simple, de lechugas con poco aderezo. El postre fue mango en almíbar con crema ligeramente batida, refrescante. Mientras lo comíamos reímos recordando que uno de los peores momentos de la relación fue la dieta que intentamos hacer juntos y que nos tenía de pésimo humor todos los días.

Varios mezcales después nos atrevimos a preguntar más sobre su vida sentimental. Nos contó con gusto cómo todo va muy bien. Nos alegramos y finalmente sanamos nuestra narcisista culpa, que nos había comido la cabeza durante mucho tiempo. Por suerte a la salida cada quien agarró su casco y nos fuimos bien seguros. Los días siguientes por fin pudimos recordar libremente y con sonrisas tantos bocados compartidos.

Broka Bistrot: Zacatecas 126 | Col. Roma | Ciudad de México

Menú del día $135, incluye agua.

la foto-51la foto-52la foto-53la foto-50la foto-55la foto-56

Anuncios

2 Respuestas a “Amor de comida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s