Volarse los sesos

Nada más reconfortante para la cruda del domingo que unos tacos de carnitas. Era nuestra primera vez en Cuernavaca así que no teníamos ni idea de hacia dónde dirigirnos. La guapa Andreína nos invitó a nadar a su alberca y nos sugirió unos tacos en el camino. ¡Vaya sorpresa!

Llegamos a La Perla del Bajío, un local muy pintoresco con el frente de cantera pintada de negro y blanco, adentro un amplio espacio abierto. La maciza estaba muy buena, con mucho sabor y jugosa. Además, por primera vez me atreví a probar una quesadilla de sesos, cocinados con cebolla, jitomate y chile ¡ahora soy fan! Tal vez después de la noche anterior simbólicamente eso es lo que debía comer, y pasó, y muy bien. Y tal vez también quise pensar que me ayudaría a ponerle más cabeza al corazón, porque andaba medio alborotado.

De tan buena onda que agarré hasta me tomé una Fanta, tenía como veinte años que no la probaba. Para acompañar, un poco de chicharrón y salsa de la amarilla, como me recomendó Alberto, uno de los comensales, la mejor. La decoración del local, el calor, las chanclas y la plática desenfadada me recordaron mis mejores tiempos de la prepa, cuando nos íbamos a la playa con los amigos y reíamos todo el día.

La Perla del Bajío: Av. Manuel Ávila Camacho 525 | Cuernavaca, Morelos

Promedio de $80 por persona sin alcohol

la foto-3

la foto-5

la foto-7

la foto-4

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s