Pregones inesperados

la foto

Esta mañana estábamos sentados en el comedor, pensando qué íbamos a desayunar cuando de pronto, desde la calle, se escuchó el grito de un vendedor: ¡Zacahuil!

Cuando trabajaba en la colonia Roma oí un par de veces los pregones en la calle pero no pude salir en aquellas ocasiones. Abrí la puerta, el señor estaba justo enfrente, con una hielera. Le pregunté si había escuchado bien. Me dijo que vendía zacahuil y me preguntó si sabía que era. -Señor, soy de Veracruz, por eso salí. –Vengo de Poza Rica, me respondió y abrió el contenedor, estaba casi vacío. Traía la mercancía ya separada en porciones generosas y apetitosas, de pollo y de cerdo. Pedí una de cada una.

El zacahuil es un tamal tradicional de la Huasteca hecho a base de una masa de maíz que no está completamente molida. Lleva chiles, manteca de cerdo, carne, ajo y cebolla. Normalmente se envuelve en hojas de maíz y se cuece lentamente en un horno de barro sellado. La consistencia es blanda.

Con dos tamales comimos tres personas, estaban deliciosos. Ojalá vuelva el señor un día de estos porque cada vez es más difícil encontrar tamales ricos en esta ciudad y no hay nada como un desayuno inesperado a domicilio.

Anuncios

Una respuesta a “Pregones inesperados

  1. Pingback: Estado emocional: playa | colectivotripa·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s